La discalculia se caracteriza por una dificultad específica para el aprendizaje y comprensión de las matemáticas, afectando tanto los procesos de cálculo, comprensión del significado de las operaciones y su utilización en la resolución de problemas matemáticos. Generalmente, los alumnos discalcúlicos presentan un rechazo o frustración muy importante ante la aprenetatge matemático, lo que incide aún más negativamente en sus resultados.

La discalculia muchas veces puede encontrarse asociada a otros trastornos del aprenenatge como la dislexia o el Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad asociada (TDA-H), lo que provoca que muchas veces la discalculia no reciba el tratamiento oportuno al quedar eclipsada por la mayor afectación de los otros trastornos del aprendizaje.

A modo de signos de alerta, que nos podrían hacer pensar en que se presenta una discalculia, podríamos destacar los siguientes:

Utilización de los dedos para sumar y restar

Dificultades manifiestas para resolver cálculos sencillos

Problemas para realizar seriaciones tanto en orden directo como inverso

Dificultad para contar hacia atrás

Falta de comprensión del significado de las operaciones

Dificultades para aprenderse las tablas de multiplicar

Dificultades muy relevantes para realizar procesos básicos como la suma y la resta o olvidar estos procesos con facilidad

Uno o dos síntomas no resultarían alarmantes, pero más allá de 3 podrían indicarnos la presencia de una dificultad específica en el cálculo.

olalla-aranda-e1563961082289-blackwhite
  • Olalla Aranda

    Neuropsicóloga especializada en el tratamiento de la discalculia.

¿Cómo trabajamos la discalculia?

La discalculia, en la mayoría de ocasiones, con un buen tratamiento suele corregirse total o parcialmente con un éxito notable a diferencia de otros trastornos del aprendizaje. El tratamiento consiste en gran parte en volver a hacer un aprendizaje comprensivo de los mecanismos matemáticos, asegurando su comprensión desde sus bases, es decir, la noción de número y cantidad, sin esta noción inicial no podremos lograr un buen rendimiento en el área de las matemáticas.

El tratamiento no consiste en practicar más, insistir más en las operaciones o dedicar más tiempo no corregirá la dificultad, sino que muchas veces la reforzará, incrementando la frustración del niño frente a las matemáticas, como mucho nos permitirá temporalmente incorporar algún procedimiento pero que fácilmente después será olvidado. Como indicábamos anteriormente, el tratamiento debe ir a la raíz del Conocimiento matemático, al tiempo que será necesario trabajar otras habilidades cognitivas básicas para poder alcanzar unos resultados satisfactorios. El tratamiento variará en función de cada caso pero los procesos básicos a trabajar en la mayoría de ellos serán:

– Noción de cantidad y número

– Gestión de la impulsividad

– Comprensión de los algoritmos matemáticos

– Seriaciones

– Descomposición numérica

– Estrategias de cálculo

No obstante, cada tratamiento dependerá de las dificultades presentes, de las habilidades cognitivas en que se presentan dificultades y de la edad del niño. Resultando siempre un tratamiento personalizado en función de las necesidades.

 

¿Estás interesado en el tratamiento de la Discalculia o tienes alguna duda? No dudes en contactar con nosotros

Formulario de contacto

Nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.